corona-sunsets-festival-beach-playa-del-carmen

corona-sunsets-festival-beach-playa-del-carmenLa cita era a la 1:00 pm y en efecto, la gente fue puntual. Una inmensa fila esperaba entrar a Mamitas Beach Club con outfits color neon, bermudas, gorras, trajes de baño y una que otra chica decoró su cabello con coronas de flores.

Desde la Ciudad de México, Monterrey, Guadalajara entre otro puntos de México, planearon un viaje al Caribe Mexicano para no perderse la segunda edición del Corona SunSets Playa del Carmen. Un festival de música electrónica que prometía y sí, me queda claro que cumplió e incluso superó las expectativas de quienes aman la música y la playa.

Un mandala de madera, que llegó desde Holanda junto al inmenso escenario, fue la entrada a experiencias musicales y culinarias que en todo momento estuvieron acompañadas de un coctel o una cerveza. El aroma del inmenso sartén con vegetales se fusionaba con el de leña quemada.

corona-sunsets-festival-beach-playa-del-carmenAvancé sobre la arena y los atrapasueños de colores, blancos y metálicos no terminaban. Oscilaban en todas direcciones y es que seguro llegar a ver a tus DJ’s favoritos tanto nacionales como internacionales frente al azul turquesa que tiene Playa del Carmen es un sueño.

El viento hacía ondear las banderas azules y amarillas emblemáticas del Corona SunSets en una atmósfera y clima que recibió a Robin Shultz con su “When the sun goes down” , Laidback Luke hizo vibrar, saltar y sacar la energía desde el inicio hasta el final del escenario, por ejemplo.

Brillo y recuerdo de la puesta de sol en la piel

Para estar aún más en ambiente con la “tribu”, chicos y chicas pudieron pintar sus rostros o tatuarse líneas, pulseras, bindis y mandalas en tonos turquesa, blancos, dorados combinados con trazos color plata y así darle más brillo a la fiesta itinerante tan esperada que además abrió en México para extenderse a Londres, España, Shangai, Italia, Australia, Chile y Japón entre otras capitales del mundo.

Corona Sunsets: magia al atardecer

El sol comenzó a despedirse, eso sólo significaba que los beats aumentarían y para ello habría que iluminar a los asistentes, 7:30 pm… La fusión tonalidades verdes, azules, moradas, rojas, rosas, ¡inició y aumentó todavía más el buen ambiente que Corona Sunsets y el Caribe Mexicano anunciaron anticipadamente!

corona-sunsets-festival-beach-playa-del-carmenLlegar hasta el frente era para intrépidos, aunque desde cualquier punto podías escuchar y bailar, sólo quienes querían cerrar los ojos, treparse a los hombros de sus amigos y disfrutar sin complejos la mezclas llegaron a unos cuantos metros de distancia de la mesa.

Hubo público para Bakermat, Claptone, Uppfade, Nortec Collective, Autograf, Plastic Plates, Viceroy, Instituto Mexicano del Sonido, Le Youth, Centavrvs y Salón Acapulco. La blanca arena que caracteriza a Playa del Carmen así como a la Riviera Maya fue el colchón perfecto para los que se animaron a saltar y levantar los brazos durante 12 horas de música continua. Si querías descansar un poco, siempre estaba la opción de ver los productos de comerciantes locales, ir a un food truck cuando hacía hambre, pintar tu propia playera del recuerdo o participar en un juego de playa.

Confieso que no sabía si quedarme a seguir disfrutando la cumbia con el Instituto Mexicano del Sonido identificada con tanto chilango o correr –ok, no, eso era imposible– para escuchar a Bakemart. Entonces sólo pensé ‘derecha’ y como pude me moví para ver al alemán. Vaya que valió la pena, es de esos músicos-artistas que se apasiona tanto por lo que hace que lo vibra, cerraba los ojos y a mí como al resto nos quedaba bailar, sentir aun ese calor del fuego que a momentos sorprendía y entonces entendías por qué los dragones (o quiero suponer) a los costados del ‘mandala viajero’.

Llegó el turno de Robin Shultz, no sé si es más esperado, ¡difícil decisión para los fans! Pero al menos entre quienes estuve, y porque era inevitable escucharlo cada mañana en las estaciones de radio del DF, corearon a todo pulmón que ni Jasmine Thompson hizo falta y tenían aún pila para Headlights.

No faltó el intrépido que burló la seguridad y corrió por una selfie con el alemán.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hasta la siguiente puesta de sol

 

Laidback Luke sabía que a la 1:00 am la fiesta en la playa terminaba. Pero antes de que el sonido parara, provocó saltos, gritos, algunos tarareos y mucho, muchísimo alboroto, la gente aún sin conocerse compartía alegría; hablaban de lo bien que la habían pasado en Corona Sunsets.

La música paró y como había que despedir este festival de música con más energía y mucha luz –literal–, cohetes y juegos pirotécnicos de todos los colores celebraron el termino de un intenso día en Playa del Carmen.

Video oficial de #CoronaSunsets #PlayaDelCarmen

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta